La frase “nueva normalidad” se ha convertido en uno de los términos más utilizados a lo largo y ancho del mundo. En México, la frase ganó especial relevancia en estos días una vez que el gobierno federal presentó el plan de reactivación económica, que de manera natural impactará en el consumidor.

Aunque el final del periodo del confinamiento está cada vez mas cerca, la realidad es que los consumidores han desarrollado hábitos, intereses y sentimientos que se mantendrán y, sin duda, darán forma a la “nueva normalidad” desde los ojos del consumidor.

Cambios en el consumidor

Y es que la pandemia, dejará una huella profunda en el comportamiento del consumidor. Cuando menos así lo indica un estudio firmado por Psyma el cual indica que 3 de cada 4 consumidores dice que el paso del COVID-19 le dejará algún cambio permanente dentro de su vida.

De estos, 30 por ciento tendrá más higiene, 22 por ciento estarán más unidos con sus familias, 17 por ciento cuidará más su salud, 15 por ciento ahorrará más, 12 por ciento tendrá más conciencia sobre las enfermedades, 9 por ciento valorará más la vida, 7 por ciento estará más preparado ante otra contingencia y 7 por ciento cuidará más el planeta.

Aunque el 36 por ciento de los consumidores asegura que, una vez pasada la pandemia, comprará de manera normal al pasar la contingencia, la realidad es que su comportamiento mostrará algunas discrepancias que abrirán un espacio de oportunidad para algunos productos.

El juego de la ansiedad y la preocupación

Muchos de estos cambios estarían guiados por la ansiedad y la preocupación que la situación en general ha provocado.

Así las marcas se enfrentarán a un consumidor que si bien será cauteloso y cuidadoso, no lo será de la misma manera en la que ha sido en ocasiones anteriores cuando se le ha entregado estos mismos calificativos.

Con esto en mente, un reciente estudio firmado por Kantar perfila tres tendencias del consumidor que marcarán la “nueva normalidad” de la que todo mundo habla:

Nuevos compradores digitales

Aunque el comercio tradicional mantenía una clara ventaja frente al comercio online en términos de preferencia, luego de la pandemia, esta brecha se cerrará.

Muchas personas se sumaron a esta modalidad de compra, mientras que los compradores digitales ya establecidos han incrementado su uso durante la cuarentena.

Según datos de la consultora, a nivel mundial, casi uno de cada tres hogares (32 por ciento en general, 40 por ciento de los hogares con niños) ha aumentado significativamente su gasto en con e-commerce durante la emergencia sanitaria.

Más revelador es reconocer que el 33 por ciento de los hogares asegura que en el futuro, sus compras online se incrementarán. Las discrepancias son igual de interesantes: Las compras online se incrementarán para el 40 por ciento de los compradores atentos a la sustentabilidad y a 45 por ciento entre los hogares con niños.

Una buena noticia para las marcas que ganaron nuevos compradores durante la pandemia, es que el 38 por ciento de los mismos asegura que se mantendrá como clientes de la misma, tema que se replica en el 31 por ciento de las personas cuando hablamos de nuevos productos y servicios.

Consciencia de valor, privilegiada 

La ansiedad económica sumada a la incertidumbre sobre el resurgimiento del virus, harán que las estrategias de precios, promociones y valor agregado serán críticas para la competitividad de las marcas.

La situación está dictada por las consecuencias que la pandemia dejará en el bolsillo del consumidor. El 45 por ciento de los hogares sufrió pérdidas en sus ingresos durante el brote de coronavirus, mientras que 1 de cada 4 personas espera que sus ingresos se vean afectados en el futuro. También existe un pesimismo generalizado a corto plazo.

La esperanza en que la economía se derrumbe es limitada: Dos tercios de las personas esperan que la economía demore mucho tiempo en recuperarse.

Los precios ahora más que nunca serán loa gran preocupación para el consumidor así como su principal motor en cada compra.

El porcentaje de personas que dicen que “prestan más atención a los precios” aumentó desde el 59 por ciento en las primeras fases de la epidemia hasta el 68 por ciento al momento, por lo que el 45 por ciento de los consumidores asegura que las empresas deberían ayudar a los clientes ofreciendo descuentos y promociones.

Compras locales

La sustentabilidad tendrá una nueva lectura. Si bien ya eran cuestionadas las estrategias de abastecimiento y producción de las marcas, ahora se convertirán en un factor más relevante para los compradores convencionales quienes demandarán apoyos a las economías locales. Actualmente, los consumidores de todo el mundo se inclinan por la compra de productos locales. DE hecho, el 65 por ciento  se inclina por comprar bienes y servicios de su propio país, mientras que el 42 por ciento de los consumidores dicen que ahora prestan más atención al origen de los productos.

La exigencia es clara para las marcas: Uno de cada cuatro consumidores piensa que las marcas que usan deberían devolver la producción a su propio país, mientras que uno de cada tres se preocupa por poner su seguridad en riesgo cuando los productos son enviados desde el extranjero.

Fuente; Merca2.0

WhatsApp chat